Carta recibida por S.L.&J.C. sobre su conciliación

13153238_1729953433947599_1697844452_n-2

Ahí va mi experiencia:

Soy madre de una niña de 35 meses, por suerte tengo trabajo y en concreto tengo una posición de mando intermedio, con dos personas a mi cargo. Soy la única mujer en esta situación. Aunque fue muy duro, largas discusiones con RR.HH. y multitud de obstáculos, no tengo ninguna queja de los primeros dos años. La empresa no cubrió mi puesto de trabajo, no me permitió coger excedencia ni acumular las vacaciones, ni tampoco reincorporarme con el horario de 7 horas que yo proponía por contravenir el Convenio. Eso sí, me permitió reincorporarme con flexibilidad, acudiendo solo 2 días presencialmente a la oficina hasta los 6 meses, y me reincorporé trabajando 6 horas, esto nos obligó a tomar una de las mejores decisiones que hemos tomado nunca: mi marido solicitó excedencia. El primero que lo hacía en su empresa! Eso sí, al tratarse de una empresa extranjera, no hubo ningún problema, y le contrapropusieron trabajar desde casa 4 horas al día, en un horario compatible con el mío. Así, nuestra hija pasó su primer año con nosotros, su madre y su padre. Entre muchas consecuencias positivas, una fue que mantuvimos la lactancia sin problema (hasta los 24 meses).

Cuando mi hija cumplió 24 meses la empresa comenzó a presionarme para que ampliara jornada al 100%. Fue un mes muy, muy desagradable. El “asunto” se zanjó cuando empecé a responder asesorada por un abogado laboralista. En cuanto supieron que tenía un abogado detrás se acabaron las presiones. Actualmente tanto mi pareja como yo tenemos reducción de jornada. Cada día uno de los dos está en casa a las 16h y nos corresponsabilizamos de toda la logística (lavadoras, compra, pediatra, más lavadoras…). Ni que decir tiene que es el único hombre en su empresa que lo hace. En mi empresa no lo hace ninguno. Y no ha sido fácil. Las mujeres sufrimos una tremenda violencia laboral por serlo (salarios inferiores por el mismo trabajo, dificultades para encontrar empleo si eres madre o estás en edad fértil, presiones de todo tipo si quieres conciliar, techo de cristal,…) y no podía ni imaginarme la presión social, la violencia silenciosa, que sufre un hombre que quiere ser padre, corresponsabilizarse en el día a día. Por suerte, como decía, su empresa no es española y la mentalidad es otra.

Estoy muy orgullosa de él, del valor que ha demostrado y del modelo que ve mi hija en él. Y los dos hemos aprendido mucho de esta experiencia. Necesitamos que los co-cuidadores tengan bajas más amplias (15 días?!?), que se corresponsabilicen desde el primer día, que reduzcan sus jornadas, que pidan excedencias….y junt@s luchar por humanizar el mercado laboral, de forma que los niñ@s puedan estar con una figura de apego todos los años que necesiten.

En ese momento, las mujeres dejaremos de ser “trabajadoras de segunda”, que es lo que somos, aunque muchas nos damos cuenta cuando somos madres. En mi opinión luchar sólo por ampliar la baja maternal es hundirnos más, reforzar esa violencia laboral contra nosotras mismas. Bajas ampliadas y bajas obligatorias e intransferibles para los co-cuidadores han de ir de la mano.p

Texto de S.L&J.C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s